martes, 20 de enero de 2015

Tratado sobre la tolerancia
Voltaire



En 1685, Luis XIV revoca el edicto de Nantes, 
que permitía la libertad de cultos en Francia. 
En este clima de intolerancia religiosa, Voltaire 
 escribe el Tratado sobre la tolerancia con ocasión 
de la muerte de Jean Calas y anima al resto de 
filósofos a hacer la guerra sistemáticamente al 
Infame, es decir, a cualquier religión, pero, sobre 
todo, a la católica de Roma. Voltaire, a diferencia 
de Rousseau, pretende pasar de una oposición 
meramente intelectual a un lucha activa centrada 
en los casos particulares. El caso de Jean Calas, 
comerciante jansenista que fue declarado culpable 
en un juicio manipulado, y ajusticiado por un delito 
no cometido, iba a ser la primera aplicación de esa 
consigna que daba al resto de los filósofos. Voltaire 
organiza los datos de que dispone en una estrategia 
de combate sin antecedentes en la historia y que sólo 
puede compararse con una moderna campaña de 
prensa. La historia de los Calas es, en el Tratado sobre 
la tolerancia, un trampolín para hacer un juicio al 
fanatismo: de los detalles particulares de Voltaire se 
eleva a las alturas bíblicas, históricas, metafísicas y 
conceptuales sin olvidar el recurso a los detalles del 
sentimiento personal. En sus momentos líricos, incluso 
parece encarnarse en los perseguidos para buscar el 
triunfo final de la filosofía y de las luces sobre el Infame. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario